Sobre el comienzo de clases

Comienza el segundo semestre escolar y parece que este nuevo gobierno quiere realizar cambios significativos en el sistema educativo.

Vemos a un nuevo secretario que conoce como director los fallos del sistema y se ve que tiene buenas intensiones. Pero conocer el funcionamiento de las escuelas no basta para poder realizar una verdadera reforma.

Los problemas en la mayoría de las escuelas son los mismos de siempre. Falta de materiales, falta de equipo, infraestructura pobre, poca tecnología.

A estos, podemos añadir los problemas de la sociedad actual que se reflejan en los estudiantes que tenemos, incluso una baja estima hacia los maestros. Solo hay que recordar los tiempos de antes, donde ser maestro era una honra y se sentía un gran cariño por ellos.

El problema principal que tienen los maestros desde hace más de ocho años es el problema de su paga. Un salario que no ha subido en ese tiempo se mantiene en un bajo rendimiento por los aumentos en el costo de vida. La paga neta de un maestro es cada año menor, puesto que las deducciones por plan médico y otras se mantienen en aumento.

Debemos recordar que el maestro muchas veces paga de su bolsillo los materiales escolares que hacen falta en su escuela. Este problema se pudiera resolver otorgándole un vale a todos los maestros para comprar materiales. En muchas escuelas las compras de material son lentas y muchas veces se compran materiales que no se usan y a sobre precio.

El otro problema es el tiempo para ofrecer un currículo completo. Antes existían siete periodos de 50 minutos y se ofrecían más materias. Los estudiantes disfrutaban de su séptimo periodo para participar en clubes, jugar ajedrez, baloncesto, tomar tutorías o confraternizar con sus compañeros.

Se elimina también el periodo para que los maestros preparen material o compartan con los compañeros de materias sus experiencias en el salón. Hasta para discutir casos de disciplina, era necesario ese séptimo periodo. Realmente 10 minutos más sentados en salones calurosos y con mosquitos no es positivo para los estudiantes que por su edad prefieren más dinamismo.

La escuela publica tiene sus éxitos, cada año sus estudiantes graduados de cuarto año pasan su examen de College Board con altas puntuaciones y son aceptados en las mejores universidades. El juzgar a los maestros y a las escuelas por las famosas Pruebas Puertorriqueñas es injusto. Estas pruebas tienen un estándar demasiado alto que no mide con exactitud el aprovechamiento de los estudiantes.

Lo cierto es que muchos estudiantes de la escuela pública son exitosos en la universidad. Los maestros de la escuela pública, en su gran mayoría, son altamente cualificados. Cumplen con una educación continua y muchos poseen un grado mayor al bachillerato.

El sistema necesita una verdadera reforma. El uso de tecnología actualizada y la existencia de una infraestructura y ambiente seguro, además de agradable, es una inversión y no un gasto. El resultado de todo esto se traduce a una sociedad más productiva, progresista y segura.

El modelo de escuelas del siglo 21, que debió decir siglo XXI, tiene una buena intención, puede adoptarse o mejorarse. No podemos descartar lo bueno por ser de otra administración. Debemos ser honestos y reconocer las cosas buenas que hicieron otros. Pero debieron ser todas las escuelas, las reformadas, y no seleccionar unas pocas.

Aparentaba ser una estrategia de imagen, por lo cercano a las elecciones. Pero en el fondo era buena idea.

El día en que los legisladores y gobernantes tengan sus hijos en las escuelas públicas, entonces tendremos una señal que hace falta en estos días, de que realmente hay confianza y aprecio por ellas.

“Un pueblo sin escuelas, no tiene futuro”.  Jaime Escalante.



Compartir en Medios Sociales
 

Escribir un comentario

Prohibido terminantemente usar este medio para insultar usando palabras ofensivas a cualquier usuario o a nuestro medio.

Cada usuario se hace 100% responsable por sus comentarios y advertimos que entregaremos a las autoridades pertinentes para investigación todo comentario que pueda violentar derechos o violentar la Ley.


Código de seguridad
Refescar

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter

Nuestra Portada