Dedícate a la Salud. EDIC

EL CARTEL DE LAS PLACAS SOLARES (Parte 2)


altEn la edición pasada denunciamos en este espacio la intentona de algunos inversores de placas solares en convertir el mercado de energía solar en una especie de finca privada. Estos aprovechando la crisis existente en la Autoridad de Energía Eléctrica (AEE), han pretendido engañar al pueblo ofreciendo el beneficio de reducir la factura en un mínimo de 2 o 3 centavos por debajo de kilovatio hora que se le paga a la AEE. Voy más lejos el truco de estos inversores es que lo que ofrecen por un lado como beneficio, por otro lado dicho “beneficio” se convierte en una pesadilla al consumidor al final del camino. Veamos.
¿Por qué decimos que un beneficio de 2 o 3 centavos que ofrecen los inversores de placas solares es mínimo? La razón es sencilla, el sol es gratis y el derecho de superficies donde se monta el equipo también es gratis para el inversor. Alguien nos dirá que el equipo es lo más costos en este tablero, lo aporta el inversor ante la poca capacidad económica del abonado. Esa premisa es una media verdad. Estos inversores, en muchos casos, adquieren el equipo de China a costo ridículo. Pero “de facto” en la ecuación del negocio la ganancia de estos personeros se triplica. Esto sucede cuando en una especie de “alquiler con opción a compra” a 25 años del equipo el abonado habrá sobre pagado dicho equipo el cual al final posiblemente será un obsoleto.
Pero eso no es todo, según informes recibidos por este columnista muchos de estos equipos tienen “errores de diseño”. Esto causa una deficiencia en la producción de energía en el hogar, que a su vez obliga al abonado a tener que suplir esa deficiencia comprando la energía de la forma tradicional a la AEE. Es decir, el abonado tendrá que pagar lo contratado por 25 años al inversor y también pagar un consumo a la AEE. Cuando se suman estas dos facturas el abonado termina pagando más cara la energía ya que en muchas ocasiones pagara más que cuando no se tenían las placas solares en el hogar.
Para que se tenga una idea de esta premisa, tengo en mi poder un contrato de energía fotovoltaica de la compañía Sunnova. El mismo establece una contratación a 25 años por la producción de energía a 19.9 el kilovatio hora; que es precisamente el mismo costo en mi hogar donde la factura es de la AEE sin placas solares. Juzgue usted si esta contratación pudiera ser engañosa y en perjuicio de un abonado que ya está maltratado económicamente por la AEE.
Peor aún, la campaña de estos “buitres solares” es tan engañosa que le aseguran al consumidor que con sus placas solares el hogar adquiere mayor valor. Sobre el particular consulté con dos tasadores y la conclusión es la misma. Al ser un equipo alquilado no es parte de la estructura (la casa) y por lo tanto no se considera en un ejercicio de valoración. Tampoco dicho sistema al no estar certificado por el mercado secundario, quien compra las hipotecas, el mismo no será considerado en la eventual tasación de la propiedad. Fíjese amigo lector que el engaño y el timo de estos inversores del “cartel de las placas solares” está fuera de toda proporción imaginable.
Como se puede apreciar en el asunto de tener placas solares para dejar de ser esclavo de la AEE, se ha convertido en un riesgo donde los abonados, como se dice pueblerinamente queriendo salir de “Guatemala, se meten a Guatepeor”. Es por ello que el tema requiere mayor profundidad e investigación en defensa del consumidor y abonado puertorriqueño. Es por ello que en los próximos días estaré promoviendo una investigación legislativa, de lo que abundaremos próximamente.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada