Dedícate a la Salud. EDIC

LA CONVENCION DEL PNP


altComo se conoce el pasado fin de semana se llevó a cabo la convención del PNP. En la misma se anunció la aprobación de enmiendas al reglamento de ese colectivo, que realmente son insignificantes. También esa convención sirvió para celebrar los 50 años de existencia del PNP, lo que debería llevar a su liderato y base a la reflexión sobre los logros, si fuera el caso, del adelanto de ideal estadista. Obviamente el PNP perdió el norte, sobre esa reflexión y nada se dijo sobre particular.
Tal escenario propició que un conocido estadista y analista radial como Luis Dávila Colon señalara que a 50 años de su fundación, aun siendo un partido ideológico, el PNP “desde su creación se ha dedicado a administrar la colonia en la que las prioridades electorales siempre prevalecen al ideal del estadoismo”. Para ejemplificar su planteamiento el licenciado Dávila Colón sostuvo que resulta contradictorio que se asignen partidas millonarias a contratos innecesarios y millones al presupuesto operacional de la Junta de Control Fiscal; pero que el gobierno no muestre interés en asignar partidas presupuestarias para una verdadera lucha descolonizadora. La crítica del analista radial asimilista está centrada en la abstracción histórica del PNP con relación al adelanto de la estadidad. Es decir, han gobernado 28 años de los 50 años de su existencia y la estadidad está en el mismo punto que la encontraron cuando se fundó el PNP en 1968.
Pero esa no es la única abstracción en la filas del liderato del PNP. Otro ejemplo de abstracción política es el pronunciamiento que surge de los labios de la Sra. Zoraida Fonalleda cuando en un taller de la convención dijo que la “deuda pública no es un problema para la estadidad”. Para la Sra. Fonalleda quien es parte de los nombrados en el supuesto “Plan Tennessee” los 70 mil millones no es problema; pero no le dice a sus huestes que esa deuda si es un problema para los Congresistas en la Capital Federal. Estos Congresistas todos los días reciben llamadas de sus constituyentes pidiendo que la Junta de Control Fiscal estrangule aún más al pueblo de Puerto Rico para ellos cobrar su parte como acreedores de la deuda.
La explicación a la negación anterior podría no tener análisis serio alguno. Solo podríamos entender tal negación si concluimos que el PNP vive en un mundo político páralelo al resto del país. En ese mundo paralelo se dan aseveraciones como lo dicho por el exgobernador Luis Fortuño que en el marco de esta convención le dijo a la prensa que él no se siente responsable de la deuda pública que hoy ahoga al país. El exgobernador pretende que el país olvide que durante su administración del 2008 al 2012 se cogieron 16,000 millones en deuda nueva sin fuente de repago.
Pero las aberraciones políticas no tuvieron límites en la referida convención estadista. En la misma Carlos Romero Barceló propuso que la donaciones para los nombrados en cabilderos del Plan Tennessee sean anónimas. De esta manera se pretendería legalizar lo que hoy la ley electoral prohíbe, y abrir paso a la jauja de contratos en el gobierno para los “amigos del alma” de tinte azul. Como si todo lo anterior fuera poco, al cierre de la convención un legislador poco conocido que circuló un comunicado diciendo que había que meter preso a los miembros de la Junta de Control Fiscal y Ricky Rosselló dijo que la estadidad llega en los próximos 5 años.
En síntesis, el saldo de la convención del PNP el pasado fin de semana está la vista de todo el país. El mismo se suscribe en lo dicho por Luis Dávila Colon cuando sostuvo que el PNP celebró su cincuentenario sin que haya habido un verdadero compromiso de su liderato para adelantar seriamente la estadidad.



Compartir en Medios Sociales
 

Regístrate para poder comentar.

Redes Sociales - Conéctate

FacebookTwitter
Banner

Nuestra Portada